Feeds:
Entradas
Comentarios

 

1898215_10152416460426507_1050457522440290190_n20141128_120915

 

“Viajar con bebés a New York City”, “Viajar a New York en noviembre”, “Clima en New York en noviembre” y “Qué hacer en New York en noviembre”  fueron mis frases más googleadas en los meses previos a nuestras vacaciones familiares 2014. De lo primero poco, de las demás suficiente para hacerse la idea.

De mi experiencia con un bebé de año medio les dejo aquí tips de lo que me hubiese gustado saber antes, de lo que hicimos bien y lo que hicimos mal para que armen su propio panorama.

Veinte tips para viajar a New York City con bebés, especialmente en noviembre:

1. No se enrollen por lo de la ley y las sillas para bebés en los taxis. Pueden tomar un taxi desde el aeropuerto a su destino y llevar al bebé en brazos.

2. Seleccionen un apart-hotel, departamento, hotel con cocina donde puedan preparar al menos una de las comidas y varios snacks para llevar. Procuren que esté cerca de algún supermercado o Deli para cosas de última hora.

3. No se fíen. El agua del grifo o tap water es potable pero compren embotelladas para los bebés.

4. Lleven sus medicinas habituales para no perder tiempo si un resfrío los agarra a mitad del viaje.

5. El cochecito tipo paraguas es una maravilla. Con el pueden entrar en los buses, Metro, tiendas y restaurantes. La ciudad está preparada con rampas por todos lados y accesos fáciles en los ascensores de todos los lugares turísticos. Incluso tienes preferencia para pasar con ellos.  En muchos lugares están los guardarropas dónde los puedes dejar aunque sueles perder mucho tiempo en la fila. La mayoría de las estaciones del Metro tienen acceso solamente por escaleras. Ahí tocar cargar cochecito y bebé.

6. Las baby stuff o cosas del bebé con agua, comida y snacks que lleves en loncheras y bolsos que te ocupen el menor espacio posible y estén bien identificados. Los dejan pasar en aeropuertos, museos y los lugares turísticos sin mayor problema.

7. Si el bebé es menor de 2 años entran gratis en todos los sitios turísticos. Una ventaja.

8. Para las mamis y papis nada más cómodo que una mochila o backpack. Así que échense al hombro unas para tener a manos toallitas, prendas de vestir adicionales y etc, etc. El calzado es muy importante; unas botas abrigadas sin tacón tipo Ugg, unas zapatillas deportivas y unas botas para lluvia es todo lo que necesitan.

9. Un paraguas retráctil es más cómodo, lo guardan en sus mochilas y no tienen algo adicional que cuidar. Puede llover en cualquier momento.

10. Hay días de sol espléndidos que un santiamén se pueden tornar muy fríos y ventosos. Lleven siempre gorros, manta y algún abrigo adicional en sus bolsos.

11. Para los bebés lo más práctico es vestir por capas. Eso ya lo deben saber pero incluyan calzas o medias ajustaditas para poner debajo de los pantalones. Si son dóciles un par de guantes. El mio nunca los quiso usar y con el gorro le teníamos que rogar.

12. Incluyan actividades exclusivas para ellos para que descarguen energías. Hay varios museos de niños que en un día muy frío bien vale la pena incluir. Nosotros fuimos al Children’s Museumm of Manhattan  y quedó fascinado. Hay muchas actividades, que por supuesto depende de tu tiempo, pero visitar el Central Park es un imperdible. Ahí hay varios parquesitos o playgrounds con areneros donde los chiquitos pueden divertirse. Nosotros fuimos a uno que cerca de la entrada al parque que está a 3 cuadras del The Metropolitan Museum of Art. Sino ver las vidrieras con las fabulosas decoraciones navideñas es gratis y muy entretenido.

20141130_133624

20141124_153019

20141129_200553

13. Si tu bebés es de los que no se complica a la hora de comer, siempre vas a encontrar algo que darle en los restaurantes o puestos de comida rápida en la calle. Sino los fideos, el arroz, las papas fritas nunca fallan. No pasa nada por unos días de vacaciones si en general come bien y son de buena salud. En todos los restaurantes tienen sillas para bebé o highchair y menús infantiles. Prueben en IHOP.

20141127_10460315465_10152414906756507_4504162961955055293_n

14. Los bebés se cansan. Seguramente reclamarán a la hora de la siesta. La verdad es que no hay tiempo de ir al hotel y volver a salir. Brazos fuertes, echárselos al hombro para consentirlos y así duerman más tranquilos. A nosotros nos tocó hacer largos ratos de “upa” en nuestros paseos.

15. La gente en términos generales es muy amable con los bebés. Tienden a hacerles bromas, saludar y darte el asiento. Una ciudad cosmopolitan bastante kid friendly. Diversión barata porque nuestro hijo se divertía saludando a todos en el Metro.

16. En el norte es otoño y en esa estación justamente nunca sabrás cómo amanece el día aunque revises diez veces Accuweather. Si quieres aprovechar el día a las 5 pm ya atardece y llega la noche rápidamente. Toca salir temprano para disfrutar los lugares que hay que hacer con luz natural. Así que hay que ajustar las rutinas de los bebés, y de los adultos también.

17. El Metro es la mejor opción para desplazarse. Recuerde que los bebés no pagan. La Metrocard, un mapa y un buen sentido de orientación los llevará y regresará sanos y salvo.

18. Cuando vayan a Times Square tapen los ojos a los pequeñitos para que no se dejen engañar por los Mickey truchos/chimbos y otros personajes que andan por ahí jajaja. Si les sonríen mucho o saludan te atrapan para la foto y tendrás que dejarle unos cuantos dólares.

19. En noviembre esta el Desfile de Acción de Gracias o Thanksgiving Day Parade. Obligado para grandes y chicos. Ver los globos gigantes con tantos personajes es la cosa más entretenida. Si no hace muco frío van a gozar identificando los personajes conocidos y se asombraran con las formas y tamaños.

10404448_10152419390881507_2733235301876616071_n

20. Por último, sean flexibles. Dejen espacios en su itinerario para sentarse, descansar, jugar o simplemente cambiar de plan. Hay cosas que quizás no podrás hacer. Tratar de mudar la actividad a otro día y no te sientas mal si no sucede. Nos pasó. Al principio es frustrante no hacer todo lo que quieres. No pasa nada.  Todo se reajusta. New York siempre va a estar allí.

Las páginas que más me gustaron y pueden servirles para planear su viaje:

http://www.vivenuevayork.com/

http://www.nuevayork.net/

http://www.citysightsny.com/

http://www.yelp.com/nyc

http://www.newyorkpass.com/En/

¡Buen viaje!

Weleda (http://www.weleda.com.ar/) me envía de regalo estos dos productos: crema pañal y champú-gel de ducha. #Weleda es una marca alemana con productos naturales no probados en animales. Los probaré y Paulo también. Gracias #bebés #argentina #beautyproducts #nature

Sopa fría de remolacha con yogurt           

Tanto tiempo viviendo en el trópico y no se me hubiese ocurrido probar “sopas frías”.

Una ventaja de vivir en países con sus cuatro estaciones es que aprendemos a diversificar nuestras comidas, probar más cosas y aprovechar los mejores productos de cada estación.

Esta sopita fría está ideal para el verano. Una entrada refrescante, llena de vitaminas y a la vez saciadora. En el trópico no hay excusa porque sirve en cualquier momento.

Les dejo la receta de sopa fría de remolacha o betarraga, como se le conoce en Chile.

Esta preparación es apta para veggies o si andan en la onda fitness. Anímense que es refácil.

Ingredientes:

  • 2 remolachas grandes hervidas (reservar la mitad de una cruda)
  • 1 zanahoria pequeña
  • 1 batata o camote pequeño
  • 1 papa pequeña
  • 1 ramita de apio o celery
  • 1 ramita de perejil
  • 1/4 de cebolla
  • 1/2 limón
  • Yogurt natural
  • Sal y pimienta

Preparación:

  1. Hervir las remolachas peladas y demás verduras con la ramita de apio y perejil hasta que ablanden todas.
  2. Una ver hervido retirar el apio, la cebolla y el perejil.
  3. Licuar por 5 min o hasta que quede bien homogénea toda la mezcla.
  4. Sumar al licuado la media remolacha cruda y caldo del hervor según prefieras la consistencia.
  5. Agregar el zumo del medio limón mientras se licua. 
  6. Servir frío en una copa alta con un poco de yogurt y chorrito de aceite de oliva.
  7. Adornar con unas hojitas de menta o yerbabuena. 

 

Torta negra venezolana

Muchos han preguntado por la receta de la torta negra porque parece complicada.
Les animo a hacerla porque lo más complicado en la maceración que necesita paciencia. Sin embargo, si queremos hacerla y no macerar tanto podemos usar frutas y productos más blandos como higos, ciruelas, medallones de melocotones y semillas secas como macadamias, avellanas, almendras. Éxito seguro. Resulta un producto de mayor calidad.
Este año decidí no usar las frutas confitadas porque me comentaron en una dietética que para hacer las frutas confitadas usan la corteza de patilla/sandía y colocan colorantes y azúcar. No se si es cierto pero no suena atractivo.

Aquí la receta que publiqué el año pasado: https://yosoyinesita.wordpress.com/2012/12/15/torta-negra-de-navidad-al-estilo-venezolano/

Torta de bananas y nueces

Torta banana nuez¿Cuántas veces hemos botada una banana porque se pone negra? No la tires. En la cocina todo se aprovecha y de unas bananas, cambures o plátanos bien maduritos resulta una torta húmeda, esponjosa y muy sabrosa.

Asegúrate de tener los ingredientes en casa y cuando se pasen un poco las banas te tomas 10 minutos para hacer esta torta. Mientras más negritas más más dulces y menos azúcar necesitarás.

Ingredientes:

  • 4 bananas, cambures o plátanos blandas y maduras
  • 1huevo
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1/2 taza de nueces cortadas
  • 2 tazas de harina leudante
  • 80 gr de mantequilla blanda (temperatura ambiente)
  • 1/2 cucharita de sal
  • 1 cucharita de bicarbonato
  • 1 cucharita de canela molida

Preparación:

  1. Mezclar los ingredientes secos como azúcar, harina, nueces, sal, canela y bicarbonato.
  2. Agregar los húmedos como el huevo y las bananas trituradas.
  3. Mezclar con paleta y movimientos suaves hasta que tenga apariencia homogénea.
  4. Verter en bandeja previamente enmantequillada y enharinada.
  5. En horno previamente precalentado al mínimo, hornear por aproximadamente 30 minutos.

Imagen

Se acerca la navidad y cada país tiene sus particularidades para celebrarlas, especialmente en el ámbito culinario. En lo particular, me gusta probar y conocer que se hace en donde me corresponda estar en ese momento, pero también me gusta hacer algo que me recuerde a mi país. Por suerte, en Latinoamérica estas celebraciones tienen el mismo espíritu. Todo gira en torna a la familia, a los amigos y la actividad principal es compartir.

Estas navidades 2012 estaré en Argentina una vez más y quise sumar algo de los sabores de Venezuela. Me arriesgué con la tradicional torta negra al estilo venezolano y resultó mucho mejor de lo que esperaba, tanto en sabor como textura.

La torta negra no es típica de origen venezolana. Es una adaptación con algunos ingredientes locales. He encontrado que tiene su parentesco con la torta galesa o, como es conocida en Argentina también, torta patagónica.

Les dejo mis apuntes con mi experiencia en la preparación por si se animan a hacerla.

Maceración de frutas:

Muchas personas maceran las frutas hasta con un año de anticipación, pero con 2 meses es suficiente. Si lo que quieres es una prueba inicial puedes macerar por 1 o 2 semanas. Yo las dejé una semana y las frutas absorbieron bastante bien. Cuestión de tiempo y planificación.

  • 30 gr de almendras peladas
  • 30 gr de avellanas peladas
  • 30 gr de nueces peladas
  • 30 gr de cáscara de naranjas confitadas
  • 50 gr de uvas pasas
  • 50 gr de ciruelas pasas sin carozo
  • 2 cucharadas de esencia de vainilla
  • ¼ de cucharita de clavo especie molido
  • ¼ de cucharita de canela en polvo
  • ¼ de cucharita de nuez moscada
  • 1/8 de jengibre fresco rallado o en polvo
  • ½ ralladura de naranja fresca
  • ½ ralladura de limón fresco
  • Cerezas en almíbar al gusto
  • Orejones de damasco cortados en trozos al gusto o cualquier fruta seca de su preferencia. Yo usé higos y damascos.
  • ½ taza de vino dulce (puede ser un late harvest o cosecha tardía)
  • ½  taza de ron
  • 1 botella de vino preferentemente algún reserva cabernet
  • ¼ de melaza, papelón  rallado, extracto de malta o azúcar negra. Yo usé 3 cucharaditas de extracto de malta y unas 4 cucharadas de azúcar negra

Mezcla torta:

  • 500 gr escurridos de la maceración
  • 175 gr de mantequilla con sal
  • 75 gr de chocolate de taza derretido
  • ¼ cucharita de sal
  • 330 gr de azúcar (mitad negra, mitad blanca)
  • 5 huevos
  • 320 gr de harina todo uso
  • 1 cucharita de polvo de hornear

 

Preparación:

  1. Sacar de la nevera la maceración unas 2 o 3 horas antes para que tome temperatura ambiente. Sacar también los huevos y mantequilla.
  2. Enmantequillar y enharinar un molde de aprox una torta de ½ Kg. Yo usé los de aluminios descartables porque facilitan el horneado y pueden presentarlo en ese mismo envase.
  3. Derretir el chocolate de taza en baño de Maria y dejar enfriar.
  4. Batir con batidora eléctrica la mantequilla y sal hasta que quede cremosa y tome un color más claro.
  5. Mantener batiendo y sumar a la mezcla el azúcar hasta completar y batir por aprox 5 min u homogenizar.
  6. Sumar a la mezcla los huevos uno a uno y el chocolate derretido mientras se bate.
  7. Una vez homogenizada la mezcla dejar de batir con la batidora eléctrica.
  8. Se suma la harina cernida, el polvo de hornear y la maceración mezclando a mano suavemente con una paleta y movimientos envolventes.
  9. Hornear aprox por 50 min a 190° C. Yo uso horno de gas y horneé siempre en rejilla alta con llama baja por 1 hora, controlando continuamente con un palito de brocheta hasta que saliera limpio y seco.
  10. Una vez fuera del horno y a temperatura ambiente se le  rocía el líquido de la maceración. Depende el gusto si lo quieren con menos o más alcohol, dulce o menos dulce. Yo rocié con una especie de sirop de cerveza negra, azúcar negra y extracto de malta que herví por unos minutos y dejé enfriar.

Imagen

Con esta mezcla salen dos tortas; una mediana y una pequeña. Esta torta suele durar mucho fuera de la nevera si la vamos humedeciendo con los líquidos que mencioné antes. También pueden guardar en nevera y sacarla dos horas antes de servir humedeciéndola antes. Para el tope algunas personas le ponen azúcar glass.

En Venezuela solemos hacerla para regalar a amigos o familiares presentados en lindas latas o envases con motivos navideños y envueltas en film de celofán.

Conservar algunas tradiciones, adaptarlas, llevarlas al lugar donde vivamos y sobre todo compartirlas es una linda manera de integrarnos y mantener nuestros vínculos culturales.

27 mayo 2012, Santiago de Chile

El otoño ha llegado con fuerzas a Santiago de Chile, especialmente este último fin de semana de mayo. Se largó la lluvia más larga que yo recuerde en los 2 años y medio que llevo viviendo acá.

Dicen que siempre que llovió, paró.  Ahora la ciudad está más linda. Los árboles lucen un poco más desnudos por la fuerza del agua que  hizo caer muchas de sus hojas naranjas y amarillas. El pavimento aún está mojado.

La cordillera seguramente estará blanquita con toda la nieve que le ha caído y mañana, si sale el sol, valdrá la pena contemplarla. Es un espectáculo.

En días como estos no basta con ponerse un suéter cuando se siente frio. Abrigar el alma también es necesario. Un chocolate caliente, un cafecito humeante, una copa de brandy, un buen vino tinto o una sopa reconfortante ayudan a lograr ese fin. Y si es acompañado con seres queridos mucho mejor.

Retomé mis recetas del otoño pasado y preparé una sopa de vegetales para consentirme. Aquí les dejo al receta por si se animan.

Ingredientes cortados

Ingredientes:

  • 1 tomate sin piel cortado en cubos
  • 3 dientes de ajo en cuadritos pequeños
  • 1 cuchara de pimentón dulce en polvo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla grande en juliana
  • 2 zanahorias en juliana
  • 50 gr de apio o celery en media luna
  • 50 gr de puerro
  • ¼ de un repollo rebanado no tan fino
  • 2 cucharas de perejil y 1 de cilantro
  • Pizca de nuez moscada, sal y pimienta
  • 2 litros de agua

Sofreír y Hervir

Paso a paso:

  1. Cortar todo en juliana, menos el tomate y el ajo.
  2. Reservar un poco del perejil para el final.
  3. Sofreír en una olla grande el ajo con el aceite de oliva y el pimentón rojo en polvo a fuego lento.
  4. Sumar vegetales cortados en juliana empezando por los más duros como la zanahoria y el apio.
  5. Sumar el cilantro y el resto de perejil y dejar sofreír unos 3  a 5 minutos.
  6. Agregar los 2 litros de agua y dejar hervir por 40 minutos a fuego medio en olla semitapada.
  7. Verificar con sal y pimienta más la pizca de nuez moscada.
  8. Servir con la ramita de cilantro de adorno.

Si quieren darle un poco de consistencia pueden agregar,  muy poco antes de servir; arroz que ya tengan preparado, un poco de cous cous, quínoa o arvejitas amarillas. Todo eso siempre y cuando haya sido cocinado previamente y sin sal.

¡Bueno provecho!

Sopa de Vegetales

A %d blogueros les gusta esto: